Nuestro ambiente construido y su cadena de valores están al borde de una severa transformación. La Tecnología Informática (TI), el Internet de las Cosas, la tecnología robótica, y otras tecnologías no son tan solo responsables de la emergencia de ciudades inteligentes, procesos automatizados y nuevas oportunidades de negocios, sino tambien de un cambio de reglamentos que sustentan la industria de bienes raíces.


El impacto del trastorno tecnológico sobre esta industria trasciende la posible automatización de la construcción o la sustitución robótica de los agentes de bienes raíces.

La innovación tecnológica alargará nuestra expectativa de vida, alterará severamente el mercado laboral y afectará nuestra ecósfera y nuestra vida social. ¿De que manera será nuestro ambiente construido afectado por estas grandes consecuencias?


El aumento de longevidad y el envejecimiento de nuestra sociedad.

Los programas de salud preventivos y los que utilizan la tecnología de avanzada prolongarán de manera importante la longevidad de futuras sociedades.  

Si bien las soluciones tales como la edición de genoma — CRISPR/Cas9 – están todavía en su fase relativamente naciente, podrían allanar el camino para una vida humana genéticamente diseñada y alargada. Este proceso es acelerado por la dataficación de nuestro mundo, como por ejemplo a través de los medidores de fitness, las aplicaciones de nutrición o la información adquirida por sensores en una ciudad conectada.

Debido a los avances en la investigación de la salud y los crecientes conjuntos de datos granulares, hay un lento cambio en academia hacia un mayor enfoque en la medicina preventiva que en la medicina reactiva. La medicina preventiva del futuro tratará de evitar las enfermedades mas que a tratar los síntomas.

Por lo tanto, la gente del mundo industrializado y mas allá podría llegar a un promedio de 90 años de vida.  Debido a las diferencias en las tasas de reproducción de las diversas regiones y los antemencionados avances en el cuidado de la salud, veremos grandes movimientos en la densidad y la edad de la población. Habrá una población de aproximadamente 10 mil millones de personas que necesitarán una vivienda. 

En economías mas antiguas y menos pobladas como la futura Alemania, el ambiente construido tendrá que adaptarse a las necesidades de una sociedad de mayor edad. Es probable que la demanda de propiedades individuales disminuya y la accesibilidad cobre mayor importancia.

En países y mega-ciudades mas densamente poblados la demanda de micro-propiedades de construcción sólida, flexibles, con eficiencia energética aumentará porque la tasa actual de desarrollo y sellado de suelo no sería ambientalmente tolerable.


Bienes raíces sustentables con impresos en 3D y biología sintética.

El sector de bienes raíces es responsable de al menos 20% de las emisiones de carbón que debe ser reducido de manera importante para evitar mas desestabilización de nuestro clima y enfrentar los retos de cambios demográficos a futuro. La combinación de impresos en 3D y la biología sintética podría crear una industria mas sustentable.

La densidad de los informes acerca de propiedades impresas en 3D y las estructuras, tales como micro-casas, un edificio de oficinas en Dubai o en la nueva expansión del metro de Londres está aumentando lentamente.

Mientras tanto, las técnicas de impresión en 3D tales como la Producción Continua de Interfaz Liquida,  Impresión Líquida Rápida y Carima-Tecnología de Impresión Aditiva Continua en 3D, podrían facilitar la impresión por encargo de partes de edificios o edificios enteros en el futuro.

Estas estructuras impresas en 3D serán mas flexibles y mejorarán la estabilidad estructural, a la vez que aumentarán el ciclo de vida y disminuirán el mantenimiento en el ambiente construido, al mismo tiempo que disminuirán la necesidad de recursos.

El impacto indirecto de la impresión en 3D es mayor aun. Podría permitir la personalización y fabricación local de bienes con la consiguiente reducción de transporte con grandes emisiones, y la construcción de centros de logística y propiedades industriales, que son los responsables del sellado del suelo.  

El impacto de la impresión en 3D en la sustentabilidad será mejorado exponencialmente cuando los biopolímeros puedan ser usados en proyectos de gran escala. La biología sintética permitirá la creación de bioplásticos sustentables que podrán ser utilizados en la  construcción o manufactura.

En el futuro a largo plazo podríamos ver el crecimiento de infraestructuras conectadas con superficies sintéticas, de bioenergía, fotosintetizantes en el ambiente construido produciendo energía regenerativa, estructuras que sanan o materiales que almacenan y transmiten datos.

Si bien la combinación de estas tecnologías puede ofrecer un ambiente construido mas sustentable, también puede alterar la fabricación y la logística, afectando el mercado laboral de comunidades enteras.


Impacto de la automatización sobre la demanda de bienes raíces.

Se vaticina que casi 50% de todos los trabajos en la actualidad puedan desaparecer para 2055 debido a la automatización. Si bien hay muchos parámetros que influyen la probabilidad de automatización, es casi seguro que nuestro ambiente de trabajo cambiará de manera significativa y los requerimientos en cuanto a bienes raíces cambiarán en la misma medida.

A medida que la automatización y digitalización permean cada vez mas nuestro ambiente laboral, podemos visualizar como disminuye ligeramente la necesidad de espacio de oficina y crece la necesidad de espacios conectados. De ahí la necesidad  y la importancia de la compatibilidad y flexibilidad técnica en las demás propiedades comerciales.

A medida que crece la automatización y el trabajo a distancia, podríamos ver la conversión de espacios de oficina a propiedades residenciales, o hasta un éxodo de las ciudades a ambientes menos costosos, mas rurales.

Sin embargo, a medida que el atractivo cultural de las ciudades prevalece, podríamos ver mas espacios culturales dentro de lo que fueron distritos comerciales para revivir la ciudad como centro de creatividad e intercambio interpersonal.  Vemos como el concepto de comunidad y cultura serán los puntos que definan las ciudades a futuro.

La automatización de la logística y la manufactura, como la hemos descrito anteriormente, aumentará la demanda de bienes raíces altamente flexibles, conectadas y equipadas con el servidor, con el posible abandono  de los desarrollos analógicos.

Cambios en el mercado laboral afectarán no solo nuestras profesiones, sino también nuestros ambientes de trabajo y nuestra forma de vivir – el espectro del ambiente construido en su totalidad. Propietarios de viviendas, urbanistas y los bienes raíces corporativos  deberán pensar en el futuro atractivo y la utilidad de cualquier espacio, bien sea residencial, comercial o industrial.


Valor a través de los datos – el modelo de los bienes raíces a futuro.


Los norteamericanos y los británicos pasan mas del 80% de sus vidas en edificios.  Es posible que la estadística sea la misma para la mayoría de los países industrializados, aunque es probable que los países en vías de desarrollo también se estén moviendo en esa dirección.

Por lo tanto, bienes raíces es el ambiente moderno de un ser humano en el mundo industrializado. Si bien esto es preocupante en el contexto de la salud, es una tendencia que probablemente continúe. Veremos mas compras en línea en el futuro, un creciente número de personas trabajando desde su oficina en casa, e individuos completamente inmersos en realidades virtuales.

Si no hay un shock externo o un cambio masivo de conducta en la sociedad, pasaremos un promedio de mas del 90% de nuestro tiempo dentro de nuestras propiedades, y como éstas están cada vez mas conectadas y equipadas con sensores, los conjuntos de datos granulares sobre nuestra vida cotidiana pronto serán fácilmente disponibles.  

Dispositivos tales como Echo Dot de Amazon, electrodomésticos conectados, tecnología de seguridad o sensores que colaboran para crear ambientes de trabajo y de vivienda adaptables, recopilarán data sobre nuestro consumo, hábitos de sueño o de discusión, sexo y patrones de trabajo y de vida.

Laboratorios vivientes –casas en las que la gente es totalmente observada para obtener data con fines de investigación – ya son un fenómeno de nicho y una visión factible del futuro.

Oficinistas o residentes tendrán la opción de obtener espacio “gratis” a cambio de su información. Un modelo de negocio a futuro podría ser el almacenamiento del 90% del comportamiento de la humanidad que estaría disponible para ser estudiada debido al tiempo que pasamos en edificios.

Es posible que una publicidad dirigida y personalizada podría llenar nuestro ambiente construido. Por lo tanto, el valor futuro de una propiedad podría estar no en su planificación, construcción o uso, sino mas bien en la información generada dentro de sus paredes.


Surgimiento de bienes raíces conectadas y no conectadas

Mayor cantidad de datos granulares suministrados por una red de sensores mas amplia y diversa podría permitirle a los gobiernos y a las corporaciones—dependiendo de la legislación local—erradicar por completo la privacidad individual.

También existe la  amenaza de crimen cibernético y la guerra cibernética que podría manipular vulnerabilidades de hardware y software.

Con el fin de evitar que entidades malignas hagan uso legal o ilegal de sus datos, el ciudadano común puede optar por hogares no conectados y espacios públicos fuera de línea.  

Es factible que pudiéramos ver el surgimiento de bienes raíces sin conexión y empresas especializadas en remover sensores de los edificios o de suministrar tecnología anti-vigilancia si no hay legislación en su contra.

Existen ya los indicadores en su contra en inquietudes relacionadas a la privacidad  cuanto a ciudades inteligentes, un creciente escepticismo en cuanto a una inmensa recopilación de datos y su uso, un interés emergente en vivir fuera de línea y empresas que ofrecen soluciones para eliminar los drones.

La conectividad se puede convertir en un factor divisivo en nuestra sociedad. Un bando a favor de la inferencia de datos tales como las recomendaciones personalizadas y sistemas adaptables al ambiente construido;  el otro bando no vería los aspectos positivos, sino el potencial de infiltración de sistemas malignos o el abuso por el gobierno o las corporaciones.  

En base al interés de vivir fuera de línea presente en el mundo mas pudiente e industrializado, apreciaremos el “tiempo fuera de línea” como un lujo.


Nosotros decidimos en cual futuro queremos vivir

El futuro de nuestro ambiente construido está en nuestras manos. Tenemos el poder de decidir en que casas queremos vivir, en que oficinas o fábricas queremos trabajar, o donde queremos pasar  nuestro tiempo libre.

Somos nosotros los que podemos levantar nuestras voces en contra de la “dataficación”  de nuestras vidas. Somos nosotros los que podemos disfrutar la experiencia de las compras personalizadas que ofrecen los sistemas artificialmente inteligentes de recomendación.

También está en nuestras manos decidir si deseamos mejorar técnicamente nuestra expectativa de vida o comprar soluciones de compañías que están automatizando su fuerza laboral.

Es de vital importancia fomentar una forma de pensar mas holística, conectar los puntos entre los ambientes tecnológicos, éticos, legales, políticos y de los cambios de la sociedad—no solamente en nuestro ambiente construido sino en todos los aspectos de nuestra vida. Es la única manera en que nosotros, como una sociedad, podemos construir una visión común para su futuro.

|

Fuente: Breal