El uso de técnicas antes utilizadas principalmente en proyectos de mayor valor permite en Chile una construcción más eficiente y más amigable con el medio ambiente. 


Nuevas técnicas constructivas están revolucionado la edificación de viviendas económicas.

Explica René Pavez, gerente del Condominio Don Pedro de Limache, que, por ejemplo, ese proyecto de departamentos económicos es uno de los primeros en su segmento que considera no solo el uso de EIFS como estándar, sino también la incorporación de un moldaje monolítico, tecnología que permite hormigonar muros y losas con mezclas especiales y de una sola pieza.

“Esto es un gran avance y mejora en forma ostensible la calidad constructiva de las viviendas, generando mayores resistencias estructurales, mejor acople de los distintos segmentos sin juntas de construcción y, al ser hormigones autonivelantes, no se necesita un proceso de vibración para asentar las mezclas, logrando óptimos niveles de calidad constructiva, mejorando el entorno de trabajo, disminuyendo el ruido hacia zonas aledañas y haciendo más eficiente el proceso de obra gruesa en general”, afirma.

Agrega que este proyecto consideró una inversión de US$ 7 millones para la construcción de 120 departamentos que incorporan las últimas tecnologías constructivas, de terminaciones y equipamiento.

“A nivel de diseño, este nuevo proyecto, que se encuentra en construcción, considera líneas que privilegian los volúmenes, alejándose de las líneas rectas y planas que por años han caracterizado a las viviendas económicas y sociales, otorgándole al conjunto un aspecto moderno y con mejor aprovechamiento de la luz y los espacios”, dice.

Añade que “el actual paradigma entre los actores del mercado de viviendas económicas se está focalizando en cómo innovar con alternativas constructivas que, aunque cuestan un poco más, le dan un valor agregado importante a las viviendas.

Por ejemplo, nuevas arquitecturas, el uso de EIFS y moldaje monolítico, pisos flotantes de mejor calidad, espacios exteriores iluminados con LED y paneles solares, incorporación de muebles de cocina con diseños propios y clóset como equipamiento estándar, entre muchos otras, están cambiando el rostro de las viviendas de menor valor”.